Pintura en polvo y medio ambiente


pintura industrial a

Desarrollan una tecnología para producir pintura en polvo respetuosa con el medio ambiente

El Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO) está desarrollando con el apoyo del IMPIVA una tecnología que permite la producción de pintura en polvo sobre materiales sensibles al calor, aquellos que suelen deformarse cuando son expuestos a altas temperaturas.

Según han explicado desde la Generalitat, esa iniciativa se enmarca dentro del programa de I+D del Plan de Competitividad de la Empresa (PCEV) puesto en marcha por la Consellería de Industria, Comercio e Innovación, a través del IMPIVA.

Con ella se busca consolidar a los sectores mediante el incremento del valor añadido, la potenciación de la innovación y transferencia de tecnología, la modernización de la estructura productiva, la formación, el posicionamiento de la imagen de marca y moda y, la presencia y promoción en los mercados.

El objetivo de ese proyecto es elaborar un recubrimiento en polvo aplicable a este tipo de superficies sensibles al calor de manera que el resultado final sea de máxima calidad y conserve intactas las propiedades en cuanto al brillo, la dureza o la resistencia química, además de evitar el deterioro por envejecimiento de los materiales.

Uno de los principales valores añadidos de este tipo de recubrimientos es su contribución al desarrollo sostenible, pues al tratarse de polvo, a lo largo de todo el proceso - desde su adquisición hasta su aplicación - no es necesario emplear ningún tipo de disolvente para diluirlo, evitando así la emisión de gases perjudiciales para la salud y respetando al máximo el medio ambiente.

La pintura en polvo se emplea a nivel industrial y algunos de los materiales sobre los que se está aplicando de manera habitual son el mobiliario metálico de oficina, algunas piezas interiores de vehículos y, en definitiva, cualquier superficie metálica o plástica que se desee pintar al mismo tiempo que se contribuye con la mejora del medio ambiente.

El procedimiento de aplicación del recubrimiento es el siguiente: las partículas de pintura en polvo se depositan sobre la superficie a tratar gracias a la influencia de un campo eléctrico.

Una vez cubierto el objeto que se quiere pintar, las partículas se unen entre sí al exponerlas o bien a una fuente de calor o bien mediante rayos ultravioletas.